¿Qué es el cáncer de riñón (renal)?

El cáncer se produce cuando ciertas células del cuerpo comienzan a tener alteraciones (mutaciones). Estas mutaciones les permiten empezar a crecer de manera descontrolada. Estas células pueden formar masas de tejido llamadas tumores. Pueden propagarse a otras partes del cuerpo. El cáncer que se inicia en un riñón se llama “cáncer de riñón” o “cáncer renal”.

Cómo funcionan los riñones

Los riñones son 2 órganos con forma de frijol que tienen un tamaño similar al de un puño. Se encuentran en la parte baja de la espalda. Hay un riñón a cada lado de la columna. Los riñones ayudan a mantener el cuerpo con vida filtrando los desechos y el exceso de líquido de la sangre. Los riñones envían este líquido y los desechos (orina) a la vejiga a través de unos conductos llamados uréteres. La orina luego sale del cuerpo a través de otro conducto llamado uretra.

Vías urinarias en las que pueden verse los riñones, los uréteres, la vejiga, la uretra, ganglios linfáticos y la posición del útero y la próstata.

Formación del cáncer de riñón

El cáncer de riñón empieza cuando mutan las células que conforman este órgano. Estas células no funcionan como deberían hacerlo y crecen sin control. Con el tiempo, este cáncer puede cambiar la manera en la que funciona el riñón. Por lo general, el cáncer de riñón empieza en un riñón. Pero a veces se presenta en los dos riñones.

El cáncer del riñón puede propagarse más allá de los riñones a otras partes del cuerpo. Este proceso se llama metástasis. Mientras más se extiende un cáncer, más difícil resulta de tratar.

Opciones de tratamiento contra el cáncer del riñón

Usted y su proveedor de atención médica decidirán el plan de tratamiento más adecuado para su caso. Las opciones de tratamiento pueden incluir las siguientes:

Cirugía

Este es el tratamiento más común para el cáncer de riñón. Su proveedor de atención médica puede recomendarle hacerse una cirugía si alguna de estas situaciones es la suya:

  • Su estado de salud es lo suficientemente bueno para hacerse una cirugía. Su proveedor de atención médica solo recomendará una cirugía si espera que usted sea capaz de recuperarse.

  • El tumor es pequeño. En este caso, podrían hacerle una nefrectomía parcial. Se quita únicamente la parte del riñón que contiene el tumor. Esto le permite conservar parte de la función renal. En ocasiones, se puede usar esta cirugía si el tumor es más grande, pero tiene cáncer en los dos riñones o si usted tiene solo un riñón. El beneficio es que usted mantiene parte del riñón. El riesgo es que existe la posibilidad de que queden algunas células cancerosas.

  • El tumor es más grande, pero está solo en el riñón. El tipo de cirugía que necesita depende del tamaño del tumor y su ubicación. Una opción puede ser la nefrectomía simple. Esta es una cirugía para quitar todo el riñón. En ocasiones se necesita una nefrectomía radical. Esta es una cirugía para quitar todo el riñón y la glándula suprarrenal. (La glándula suprarrenal está en la parte superior del riñón). También se quita la mayor parte del tejido graso que está alrededor. También es probable que le extraigan los ganglios linfáticos que estén cerca de esa zona. La razón es que el cáncer tiende a dirigirse primero a los ganglios. Quitar los ganglios linfáticos puede ayudar a prevenir la expansión del cáncer a otras partes de su cuerpo. Y analizar estos ganglios linfáticos ayuda a su proveedor a determinar en qué etapa está el cáncer. Esta información es importante para decidir si usted necesita otros tratamientos después de la cirugía.

  • El cáncer de riñón se ha propagado, pero los proveedores consideran que quitar el tumor original del riñón puede ser útil junto con otro tratamiento. Podría hacerse una nefrectomía radical y una extracción de los ganglios linfáticos cercanos. Podrían quitarse también los tumores en otras partes del cuerpo, o podría recibir tratamiento biológico o quimioterapia. Aun en casos en los que la cirugía no curará el cáncer, a veces puede ayudar a aliviar síntomas, como la presión, el dolor o el sangrado.

  • Usted tiene síntomas. Es posible que sienta dolor, presión o tenga sangrado a causa de los tumores que se han propagado. Podría hacerse una cirugía para extirpar los tumores. Esto puede ayudar a aliviar los síntomas, pero no cura el cáncer. Esto se conoce como tratamiento paliativo.

Tratamiento biológico (inmunoterapia)

Este tratamiento ayuda al sistema inmunitario a luchar contra el cáncer. Se usan medicamentos que actúan como las sustancias químicas que produce el sistema inmunitario de su cuerpo.

Quimioterapia

La quimioterapia usa medicamentos destinados a eliminar las células cancerosas. Pero estos generalmente no funcionan bien contra el cáncer renal. La quimioterapia se ha reemplazado en su mayor parte por el tratamiento biológico para tratar el cáncer renal. Aun así, a veces se usa la quimioterapia en algunos tipos de cáncer de riñón. En casos poco frecuentes se usa también cuando no ha funcionado el tratamiento biológico.

Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de alta potencia para eliminar las células cancerosas. La radioterapia no funciona tan bien como otros métodos para tratar el cáncer de riñón, pero podría usarse en los siguientes casos:

  • Para tratar a una persona con un estado de salud que no es lo suficientemente bueno para hacerse una cirugía.

  • Para tratar a una persona que tiene cáncer de riñón que no está respondiendo a otros tratamientos.

  • Para tratar el cáncer de riñón que se ha propagado al cerebro o a los huesos.

Con frecuencia, la radioterapia se usa para tratar los problemas que provoca el cáncer. Por ejemplo, se puede usar para tratar el cáncer de riñón que se ha propagado al hueso (metástasis ósea). También puede ayudar a estabilizar un hueso que se ha debilitado por la metástasis y puede estar en riesgo de quebrarse.

Tratamientos dirigidos

Estos tratamientos usan medicamentos para enfocarse en las alteraciones en las células cancerosas o para prevenirlas. Las mutaciones pueden producirse en los genes o en las moléculas de las células. Los tratamientos dirigidos impiden que las células puedan crecer de manera descontrolada y se propaguen a otras partes del cuerpo.

Podría usarse este tratamiento después de la cirugía para ayudar a impedir que el cáncer regrese (recurrencia).

Tratamiento local (terapia de ablación)

Los tratamientos de ablación se usan para destruir el tumor en el riñón. Los médicos no saben si estos tratamientos llegan a tener buenos resultados, pero pueden ser útiles si una persona no está lo suficientemente bien como para hacerse una cirugía.

Para hacer estos tratamientos, se coloca una sonda parecida a una aguja a través de la piel hasta llegar al tumor. Se usan imágenes por tomografía computarizada o ecografía para que el médico pueda ver el tumor y colocar la sonda allí. Ablación por radiofrecuencia (ARF) Se envía una corriente eléctrica a través de una sonda para eliminar las células cancerosas. La crioablación se realiza enviando por la sonda un gas muy frío que congela las células cancerosas. Se usan medicamentos para dormirlo a fin de que no sienta dolor durante estos tratamientos.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.